Chotoku Kyan

Chotoku Kyan (1870-1945)

Nacido en una familia de muy buena posición económica en la ciudad de Shuri, Okinawa.

A la temprana edad de cinco años comenzó su aprendizaje en el arte del Okinawa-Te siendo su padre, Chofu Kyan y su abuelo. Cada mañana el entonces pequeño Kyan debía ejecutar ejercicios específicos bajo la exigente mirada de su abuelo quien demandaba nada menos que «perfección» en cada uno de ellos.

Habiendo nacido en una familia rica pudo dedicarse absolutamente al aprendizaje de las artes marciales en su natal Okinawa y fue asi enviado a estudiar con los mejores profesores disponibles de su tiempo. En aquellos días los maestros de Karate conocían y enseñaban solo tres o cuatro katas, debido a esto el joven Kyan asistió con muchos y diversos maestros con la esperanza de lograr una visión completa del arte de defensa de la isla.

El padre de Chotoku era un miembro de la oficialidad del Rey de Okinawa y fue asi como consiguió la oportunidad de entrenar con los mas grandes maestros de la época, entre ellos Sokon Matsumura, Matsumora, Pechin Maeda y Kokan Oyadamari (Toyama Sensei).

Gran admirador de Tokumine Peichin, viajó a Yaeyama para aprender de Tokumine, decepcionándose al comprobar que el Maestro había muerto. Sin embargo antes de morir, tuvo un alumno que era un anciano que accedió a enseñarle.

Después de completar su aprendizaje bajo la dirección de estos famosos expertos, maestros del Shorin-Ryu comenzo a dar clases en su hogar.

En el año 1920 Sensei Kyan viajo a la isla grande de Japón a difundir el arte del Karate. Visito tambien Taiwan compartiendo sus experiencias con expertos en el arte Chino del Wu-Shu.

Debido a problemas financieros se asentó en la Villa Kadena en donde se dedico a la enseñanza del arte a un pequeño numero de alumnos.

Los maestros Hanshiro, Yabu y Mijagi fueron sus amigos junto a los cuales lucharon por promover las enseñanzas de sus maestros y el legado filosófico y cultural del arte del Karate-Do.

Durante la Segunda Guerra Mundial la comida comenzó a escasear considerablemente en Okinawa y todo el alimento que Sensei Kyan lograba conseguir se lo entregaba a los niños. El sentía que su deber era cuidar de aquellos que no podían cuidarse a si mismos. Así, en 1945, a la edad de 75 años el gran maestro falleció de hambre.

  • Alumnos
    • Zenryo Shimabukuro (1908-1969)
    • Sensei Akamine (1920–1995)
    • Shinpo Matayoshi (1921–1997)
  • Contribuciones
    • Kyan no sai